¿Cómo lo consigue Papá Noel…?

Descubre el secreto para ofrecer a millones de personas justo lo que quieren, y acertar siempre.

Seamos sinceros, estas fiestas son para ponernos la ropa más cómoda, escuchar a Mariah Carey sin parar, disfrutar de la mejor comida… ¡y prepararnos para abrir los regalos!



A todo el mundo le gusta un regalo único y los servicios de vídeo lo saben bien, ya que se esfuerzan por rivalizar con Papá Noel y ofrecer a los espectadores exactamente lo que desean, incluso aunque aún no lo sepan, con una experiencia publicitaria personalizada. ¿Por qué? Un estudio de Google ha demostrado recientemente que los anuncios orientados reciben 3 veces más atención, mientras que las promociones relevantes aumentan la tolerancia de los usuarios a la publicidad hasta en un 40%.

Al mismo tiempo, cada vez más servicios de vídeo incluyen la implantación de canales FAST (Free Ad-Supported Streaming TV) en sus listas de deseos para este año. ¿El motivo? Responder tanto a las preocupaciones de los espectadores por la actual inflación económica como a la saturación del mercado de los SVoD. Aunque está claro que este modelo de televisión ha llegado para quedarse, también es la forma perfecta de hacer evolucionar la estrategia de la televisión lineal tradicional, al menos para quienes sean lo bastante inteligentes como para enriquecerla con la experiencia publicitaria más personalizada.

Pero a diferencia nuestro habitante del Polo Norte favorito, los operadores de televisión no reciben cartas con listas de deseos ni cuentan con asistentes que les ayuden a salvar el día. Tampoco necesitan renos mágicos ni duendes trabajadores, porque los servicios de vídeo ya disponen de los medios para ofrecer las promociones que mantendrán enganchados a sus usuarios. La clave está en conocer (de verdad) a los espectadores, extraer la información adecuada sobre ellos y transformarla en insights para campañas de éxito que tengan en cuenta las preferencias de cada espectador y elaborar la experiencia publicitaria que aumente su compromiso y maximice los ingresos.

El primer paso es, lógicamente, aprovechar los datos directamente de la plataforma de vídeo. Con la herramienta adecuada, es fácil comprender los hábitos de los espectadores, lo que les gusta y lo que no, y qué tipo de promociones les gustan más. A continuación, es el momento de utilizar esta información para agrupar a los usuarios y crear los segmentos que permitirán estrategias hiperdirigidas, asegurándose de que cada espectador pueda aprovechar al máximo el contenido publicitario que le interesa.

De este modo, cada usuario puede acceder a las acciones a las que responderá mejor -los aficionados al fútbol pueden recibir notificaciones push personalizadas en toda la plataforma en lugar de interrumpir su partido con cuñas publicitarias, y los amantes de la comedia pueden recuperar el aliento con cortes publicitarios a mitad de episodio-, todo ello incluyendo mensajes personalizados relacionados con su suscripción, el contenido que están viendo, su perfil de usuario… el (invernal) cielo es el límite.

¿Listo para poner en marcha su mejor estrategia publicitaria y eclipsar a Papá Noel? Nosotros sí (aunque eso nos meta en la lista de los “malos”).

¿Quieres saber cómo pueden combinarse modelos de monetización de alto nivel con la superagregación de contenidos como parte de una experiencia hiperpersonalizada? Descubre nuestro otro regalo navideño justo a tiempo para las fiestas.
Descubre cómo hacer tuya la experiencia de usuario que tus suscriptores buscan